Nido abandonado

El martes de esta semana, me llamó por teléfono el padre del Pela. Volvieron hace bastante, pero recién me contactó ahora, para que fuéramos juntos a ver la casa que me había ofrecido. Combinamos en ir al día siguiente, miércoles por la tarde, ya que yo todavía no trabajo por la tarde y creo que él, tampoco. Así que nos encontramos, tipo 19 horas, cuando todavía hay sol pero no hace tanto calor. La casa está cerca de donde vive el Pela y en un barrio que me gusta mucho, porque es residencial, pero céntrico e increíblemente tan solitario, que parece que no estuviera habitado.

 

Yo ya iba medio desanimado porque a Luciano, mucho no lo convencía la oferta de los padres del Pela. Y mi desánimo aumentó, cuando vi la fachada de la casa: fea, antigua, abandonada… La puerta de entrada estaba ‘clausurada’ (no sé por qué), así que entramos por un portón que da acceso a una cochera descubierta. Una vez adentro, mi desánimo se profundizó. La casa es de construcción muy antigua, tipo ‘chorizo’ (un ambiente detrás de otro) y construidos a un lado del terreno. Del otro lado, un ancho pasillo cubierto con una ‘parra’ (planta de vid) comunicaba el frente con el fondo de la casa.

Se notaba que a la casa, era un ‘nido abandonado’. Estaba todo muy sucio. Aunque la suciedad, era lo de menos. Le faltaba mantenimiento. Más que mantenimiento, era necesario hacerle un ‘reciclaje’ completo. Esa casa, amoblada como estaba, parecía detenida en el tiempo, por lo menos, un centenar de años. Era más un ‘museo’ abandonado que una casa para habitar. Un pasillo ancho, cubierto y cerrado con mamparas y vidrios comunicaba, al costado, con los diferentes ambientes (dos dormitorios, la cocina-comedor, el baño y una pequeña habitación, que era una especie de desván.

Al lado de ese pasillo, había otro pasillo abierto y cubierto con la parra y que comunicaba la parte delantera de la casa con el fondo, donde crecía una verdadera selva de árboles frutales, arbustos, plantas y yuyos de diferentes alturas. Dice el refrán, que, ‘cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía’ y creo que ese refrán, se ajustaba exactamente al ofrecimiento. No íbamos a pagar alquiler pero para hacer habitable esa casa, tendríamos que invertir mucho dinero. Y eso, fue lo que le dije al padre del Pela, que me miraba extasiado como si me estuviera ofreciendo un palacio de oro.

Así que le dije que era imposible que aceptara el ‘generoso’ ofrecimiento porque a la casa había que hacerle mucho mantenimiento y que ese proceso, iba a demandar por lo menos, seis meses. El padre del Pela, se rió y me dijo que el reciclado de la casa completa, no iba a demorar mucho tiempo, a lo sumo, como mucho, dos meses. Yo le dije que podía ser, siempre que hubiera dinero para hacer todo lo que había que hacer, en tan poco tiempo, pero que yo no tenía ese dinero ni tampoco medios para conseguirlo. En ese momento, comenzó el principio del fin.

Mi argumento que no tenía el dinero para que el reciclaje se hiciera en dos meses, aunado a que, a lo sumo, podía aportar cuatro mil pesos mensuales (algo así como u$s 200), para reciclar, ya que, paralelamente, iba a tener que alquilar en otro lado y que se iba a demorar mucho todo, hizo que el padre del Pela, perdiera el entusiasmo y el optimismo que tenía (viejo ‘guacho’ (pícaro), quería que yo pagara todo para dejarle esa horrible casa habitable, sin que él pusiera nada de dinero y seguro, que después de un tiempo, iba a reclamarme algún pago por vivir en la casa y todo eso).

Igualmente, intentó convencerme de que yo estaba en un error y me dijo que lo pensara bien, pero como vio que yo ya me había ‘cerrado’ al diálogo, refunfuñando, me dijo que estaba bien, que le parecía que yo perdía una grandísima oportunidad pero que respetaba mi decisión. Así que sin más, nos despedimos con un apretón de manos, al tiempo que el padre del Pela, seguía lamentándose, que yo no pudiera aprovechar la oportunidad que me daba. Apenas me fui de ahí, le hablé a Luciano, para preguntarle como estaba y comentarle todo lo de la casa ‘gratis’. Me atendió con la alegría que siente siempre cuando hablamos por teléfono. Me dijo que estaba bien y que si yo quería, podía pasar a buscarlo para ir a tomar algo por ahí, porque el médico, le había dicho que ya podía desplazarse, fuera de la casa, pero con muletas, aunque sin quitarse todavía la bota walker ni apoyar el pie. Así de paso que nos veíamos personalmente, quería que le contara bien lo de la casa y ver, si podíamos hacer ‘algo’, ya que hacía casi dos meses que no teníamos más contacto que el virtual… Obvio que le dije que sí, además podía matar, dos pájaros de un tiro: tener sexo con Luciano y ver si lograba que me ‘blanqueara’, su nueva relación con esa ‘minita’ de la que me hablaron, tanto Carlitos como Enzo… (en otra les cuento)… Jeeeee…

Anuncios

Agus

En esta semana, me llegó un ‘wsp’ (mensaje de whatsapp) de la Agus, preguntándome por donde andaba, porque tenía ganas de ‘verme’ y de hablar conmigo. Yo sé, que siempre que tiene ganas de ‘verme’ es para coger/follar, aunque esta vez, venía incluido el verbo ‘hablar’ que nunca antes había usado. Así que le contesté que estaba en el campo y que si quería venir, que lo hiciera en cuanto quisiera. Así fue que combinamos que iba a venir a almorzar y que se iba a quedar a pasar el día pero que no se podía quedar, porque a la noche tenía un compromiso impostergable.

Así que, revisé mi provisión de alimentos, porque nunca se sabe con qué ‘martes 13’ (sorpresa) en cuanto a alimentación, va a salir la Agus. Esto lo digo, porque por épocas es carnívora o vegetariana o vegana, pasando por todos los estadios intermedios de dietas y regímenes de moda. Así que para agasajarla, cualquier menú, debe estar conformado de vegetales variadisimos, cereales, legumbres, frutas y pollo o pescado. Obviamente que ni pensar, en ofrecerle las ‘porquerías’ que yo como o bebo, como pizzas, hamburguesas, lomitos y cervezas, fernet, gaseosas y demás bebidas blancas.

Así que decidí comprar en el pueblo, diferentes tipos de ‘brochettes’ (pinchos), 2 de vegetales, 2 de queso, 2 de pollo y 4 de vaca. No me podía fallar. Con alguno, tenía que acertar. Y obviamente, acerté con los ‘brochettes’ de verdura y queso, ya que este año, la Agus decidió no comer carnes ‘rojas’. Pescado no tenía pero se conformó con los vegetales y el queso. Eso sí, de postre, ensalada de frutas (comprada, obviamente), helado de 5 gustos (también comprado) y dulce de leche casero, que hizo la mujer del Juanma y que me dio en un frasco gigante, ese riquísimo manjar.

La Agus me había dicho que iba a llegar al mediodía de ese día. Yo ya había encendido el fuego y puesto los brochettes a asar en la parrilla. El Juanma siguió encargándose del fuego, del asado y también de la cerveza, que yo había abierto, minutos antes. La tranquera cerrada con candado, impidió que la Agus, en un flamante auto blanco 0 km, pudiera seguir avanzando. Así que no tuve más remedio que ir a abrirle. Nos saludamos como si hiciera años que no nos veíamos. Ya en el jardín de la casa, le presenté al Juanma y pasamos al interior de la casa.

Le pregunté si quería tomar algo fresco y me pidió agua mineral o agua saborizada. Por suerte, había comprado las dos bebidas. Así que, al principio, hablamos de ‘bueyes perdidos’ y nos actualizamos del momento de cada uno. Después de un rato, surgieron varios diálogos que no puedo transcribir todos porque en algunos momentos, nuestra conversación fue muy amplia y profunda. Solamente, plasmo los momentos de los diálogos, más o menos, como los recuerdo:

Agus: tengo que decirte algo y espero que no te enojes. 

Yo: qué?

A: estoy saliendo con un chico. 

Y: ah…

A: me gusta mucho…

Y: …

A: me ama y creo que yo también. 

Y: buenísimo…

A: es el hijo del dr Fulano de Tal.

Y: mirá…

A: pero eso no es lo que quería decirte…

Y: ya me imagino…

A: qué?

Y: quiere que se casen…

A: como sabés?

Y: se cae de maduro… es algo lógico… sos una mina espectacular en todo sentido, profesional, de familia bien, reconocida socialmente, hermosa por el lado que te miren, tenés ‘guita’ (dinero) y el ‘tipo’ seguro que también reúne las mismas condiciones, así que, para que esperar más? Se llevan bien?

A: sí… por ahora sí…

Y: entonces? Vos te querés casar?

A: sí, bah, creo que sí, no sé. Estoy medio confundida.

Y: por?

A: porque yo te había prometido que me iba a casar con vos y tener hijos tuyos…

Y: y sí, bueno, casarte conmigo no, querías tener hijos conmigo, pero vos sabés que soy gay y que no puedo darte una vida matrimonial y/o familiar tradicional, como están esperando todos en tu familia. Yo puedo tener hijos con vos, pero nunca nuestros hijos, tendrían un padre de verdad, porque no voy a estar al lado tuyo… 

A: como no? El padre vas a seguir siendo vos, estés o no estés!

Y: sí, obvio, pero me refiero que no voy a estar al lado de ellos ni tuyo. Nunca vamos a ser una familia tradicional como todo ‘tu’ mundo quiere. Y si bien yo siempre te apoyé en tu idea y te voy a seguir apoyando siempre, es necesario que entiendas, que pertenecemos a diferentes mundos. Y en ‘tu’ mundo, la ‘apariencia’ es prioridad. Qué va a decir tu familia y la ‘high society’, si vos fueras madre soltera? Suponé que me blanquearas, que va a decir tu familia, del por qué no nos casamos? Y una vez casados, la mentira seguiría no sé hasta cuando…

A: a mí que me chupen un ovario, lo que mi familia diga y los dos ovarios, lo que piense la gente! Mi felicidad está primero!

Y: obvio, Agus, vos y tu felicidad están para mí antes que nadie! Pero tendríamos que vivir, en una especie de fantasía o mundo lleno de mentiras, engaños y ocultamientos. Y no es bueno eso, me parece. Ni para vos, ni para mí, ni para nuestros hijos, si los llegáramos a tener.

A: bueno, pero entonces, yo podría ser madre soltera y listo! Estoy segura que lo podría ser. O no me ves capaz?

Y: seguro que sí, Agus, vos sos capaz de eso y de cualquier cosa. Pero pensá si llegáramos a tener hijos. Yo crecí en una familia ‘disfuncional’ del lado que la mirés. Vos no. Y para los hijos, es tan importante la presencia de la madre como la del padre. Te lo digo por experiencia. Además, Agus, siempre es mejor tener cerca a quien te ama y al que vos amás, para apoyarte en él, cuando lo necesites. De última, yo voy a seguir amándote como siempre pero, no siempre me vas a tener cerca,  al lado tuyo o de nuestros hijos, para pelear por ellos. Entendés? Por H o por B, a veces, cuando más me necesites o me necesiten, no me van a encontrar a tu lado. 

A: entonces, qué proponés?

Y: mirá, me parece que lo mejor para vos, es que te cases con ese chico que vos decís que te ama y al que vos también amás. Ojo, si verdaderamente lo amás. Sean felices, tengan muchos hijos y coman perdices. Yo voy a seguir siendo amigo tuyo para toda la vida… Además, vas a seguir siendo la única mujer que me calienta, la única mujer que amo y me hace olvidar que soy gay.

A: Mmmm… no sabés cuánto te amo! Creo que te amé desde que te vi la primera vez. Por qué tenés que ser gay? 

Y ahí nomás se puso a llorar desconsoladamente. Yo no sabía qué hacer ni qué decirle para consolarla y calmarla… Siempre dije que es tan difícil el mundo de las lágrimas! Ese llanto desconsolado y ruidoso, me hizo retrotraer, varios años atrás, cuando era pareja del Sebi y no me acuerdo, por qué a cada rato lloraba. Pero, su llanto, no era como el de la Agus, era un llanto silencioso, sin ningún tipo de ruido y de sus ojos, caían lagrimitas, sin cesar y unas detrás de otras. Cuando al rato largo, la Agus se calmó, tomó un gran sorbo de agua y me dijo:

A: hablando de que te hago olvidar que sos gay, no querés que…

Y: jaaaaaa… Qué guacha que sos! Obvio que quiero! Vamos? 

Y allá fuimos. No sé que va a hacer la Agus con su vida. Es tan imprevisible! Y rebelde… Y con un carácter que se lleva al mundo por delante. Una Lucchessi con todas las letras! Y aún así, me eligió a mí, para, como dice Serrat, ‘a madrear una muchacha’… Pero, antes de llegar a la cama, el Juanma nos llamó porque los brochettes estaban listos. Así que tuvimos que torcer nuestra decisión e ir a almorzar. De todos modos, tuvimos toda la tarde y la noche, para tener sexo y sacarnos las ganas, porque la Agus decidió quedarse a pasar la noche, conmigo en el campo, olvidándose del compromiso ‘impostergable’ (que ya me imagino cuál era) que tenía… jaaaaaaa…

Sequía sexual

En estos días me vine al campo. Recién empiezo a trabajar el 12 de febrero, así que todavía tengo unos cuántos días para ‘nadar’ (no hacer nada)… Jaaaaaa… Me vine para acá, un poco para ver cómo la estaba pasando el Tomi, porque él decidió quedarse a vivir en el campo, por el tema del trabajo y otro poco para ayudarlo a ver bien, qué era lo mejor para él. El Tomi está saliendo con el Nico y vienen acá, a ‘dormir’ (coger/follar) porque el Nico prácticamente vive en el pueblo, en la casa de los abuelos y el Tomi está trabajando dos turnos reemplazando a los que están de vacaciones y solamente viene a bañarse, dormir o coger/follar con el Nico. Así que lo veo poco o nada.

En cuanto a la casa que me ofrecieron los padres del Pela, al principio yo estaba re entusiasmado con la oferta, pero, ahora me ‘desinflé’ (me desmotivé) un poco, porque Luciano no compartió mi entusiasmo cuando le conté telefónicamente, lo del ofrecimiento. Supongo que debe tener miedo que yo me ‘meta’ (novie) con el Pela o algo por estilo o no sé. Y aunque ya aclaramos que nuestra pareja es ‘abierta’, es decir, que podemos tener sexo con otros sin que medien sentimientos, como él con Carlitos y yo con el Pela, la última vez, no puedo negar que Luciano es celoso y bipolar en todo momento. Y cambia, permanentemente de pensamientos como yo cambio de slip… Jeeeee…

Además yo nunca le dije nada, cuando sé positivamente que no hay solo ‘sexo’ entre él y Carlitos, sino que también hay sentimientos, entre ellos, que nunca van a ser ‘blanqueados’ (denunciados). Para colmo, Luciano le dijo a Carlitos, que le estaba pasando ‘algo’ con una pibita que conoció hace un tiempo y que venía a visitarlo. Y Enzo, el hermano de Luciano, con quien me encontré casualmente, días pasados, antes de venirme para acá, me dijo que creía que Luciano está ‘saliendo’ (noviando) con una chica. Yo me quedé ‘duro’ (petrificado) de la sorpresa. Una chica? Cómo una chica? Cuándo la había conocido? En dónde? En el trabajo o en el gimnasio? Pero Enzo solamente tenía ese dato.

Indudablemente, o me estoy volviendo viejo (lo que es una realidad) o estoy por tercera vez (Sebi – Marco y ahora, Luciano) total y realmente enamorado. Pero ahora es diferente porque, con el Sebi o con Marco, nunca sentí está ‘inseguridad’ que siento ahora. Y esa inseguridad se traduce en ‘celos’. Y sí, estoy celoso. Pero no de Carlitos, a quien también amo, de otra manera que a Luciano, pero también amo, sino de la ‘pibita’ que seguro que ya se lo está ‘transando’ a Luciano. Será porque nunca competí con alguien? Siempre me sentí muy seguro de mí mismo y de mi pareja. Pero ahora es distinto. Competir con un chico, sí, pero competir con una ‘minita’ (mujer), el amor de Luciano?

Será la bisexualidad de Luciano que me provoca eso o su inestabilidad emocional? Me acuerdo que en la última relación que tuvo con una chica, no le fue nada bien, cuando la pibita le dijo que le hiciera sexo oral. Cosa que le causó tanto asco y espanto, que me dijo que con ‘minitas’, nunca más se metía, pero por algo se dice, que ‘un pelo de concha (vagina) empuja más que una yunta de bueyes’… Para mal de males, con este ‘alejamiento forzado’ que tenemos, me impide competir directamente, si es verdad lo que dicen Enzo y Carlitos, porque no es lo mismo competir por Luciano en forma ‘presencial’ que en forma ‘virtual’. Y para mal de males, ninguno de los dos sabe quién es la pibita…

Y como Luciano no hizo todavía mención del tema, no lo puedo tratar directamente, porque no quiero desenmascarar a Enzo ni tampoco a Carlitos. Menos a Enzo, quien por primera vez, desde que somos pareja con Luciano, se está comportando como un ‘aliado’. Así están planteadas las cosas. Así fue que decidí venirme al campo, porque a Luciano no lo puedo ver, el Colo se fue de vacaciones con los hermanos y recién nos vamos a reencontrar a fines de febrero. El Gonza está desaparecido. Aparentemente, toda la calentura que el Gonza tenía conmigo en el invierno, se le fue en el verano.  Así que preferí ‘desensillar hasta que aclare’ (esperar) y pueda ver mejor las cosas.

Así que el único que me podía estar sacando la leche, en estos días, era Carlitos, con el que nos seguimos viendo, pero está medio depresivo por el hecho de que Luciano prefirió a la ‘minita’ y no a él. Y no hay nada peor que un gaycito despechado. Pero, no hubo dios que lo convenciera ni a tener sexo ni a venirse al campo por unos días, ya que no quería dejar solos a los ‘pollitos BB’. Le dije que se los trajera al campo, que había lugar para todos pero tampoco quiso. En fin… Así que me queda la incertidumbre de saber quién es la ‘minita’ esa, que está transando con Luciano y la ‘bronca’ (enojo) que me da, porque sin verla, estoy seguro que la madre de Luciano, debe estar fomentando esa relación, de Luciano con esa ‘minita’, con tal de separarnos. Las conversaciones con Luciano siguen siendo telefónicas, como siempre, y no puedo reprocharle nada sino toca el tema. Así que voy a ‘darle’ (esperar) unos días más, porque supongo, que más tarde o más temprano, Luciano va a tener que ‘blanquear’ esta relación que según Enzo y Carlitos, dicen que tiene. Son cosas de la vida. Mientras tanto, sigue mi ‘sequía sexual’ (abstinencia) que de seguir así, me voy a convertir en un verdadero ‘asceta’, aspirante a monje tibetano. Por suerte, la única fiel sigue siendo ‘Manuela’ (paja/masturbación) que sino, ya me hubiera ahogado hace rato en mi propia leche! Jaaaaaaa… (no sé de qué me río)…

 

 

Vacaciones de verano 2

Los padres del Pela y los hermanos (dos mujeres más grandes que él y un pibito más chico), llegaron el domingo por la tarde. Los amigos del Pela ya se habían ido y nosotros nos estábamos acomodando en la casa que habíamos alquilado. La casa era chica pero con todas las comodidades y el confort al que estábamos acostumbrados. Tenía dos dormitorios con sus camas, un baño completísimo, una cocina ídem y un amplio living-comedor con  mesa, sillas y sofás. También tenía una cochera cubierta y en la parte de atrás, un patio con parrilla y sillones de playa. Qué más podíamos pedir?

Y apenas supimos que los padres del Pela habían llegado, nos fuimos a la casa, que estaba a 3 o 4 cuadras de distancia y nos presentamos. Mejor dicho, me presenté porque al Nachito y a los amigos ya los conocían. Eso fue una sorpresa para mí. En ese momento, me di cuenta, qué abandonado lo tenía al Nachito. Hasta que cumplió los 12 o 13 años, hice de papá, hermano, maestro, confesor y amigo del Nachito. Pero, sin darme cuenta, le ‘solté la mano’ y no sé cuándo. Y ahora me encontraba con un pibito de 17 años, casi totalmente desconocido de lo que hacía o dejaba de hacer.

Tendría que aprovechar estos días, que íbamos a estar juntos, para volver a recuperar el papel que cumplía en la vida del Nachito. Así que comencé a delinear mis objetivos para esos días y para cuando volviéramos también, porque pensándola bien, lo que me pasó con el Nachito, también me estaba pasando con el Tato. Éramos tan unidos, hasta no hacía tanto tiempo y ahora me resultaban verdaderos desconocidos. Está bien que cada uno tiene actividades y no coinciden nuestros horarios para estar juntos, salvo algunos momentos de la semana, pero, esta situación realmente me molestaba.

Lo positivo fue que conocí a los padres del Pela y ellos me conocieron a mí. Exteriorizaron su bienestar al conocer que yo era el hermano mayor de un buen amigo del Pela y que además, era psicólogo y docente secundario de un colegio religioso y profesor de Carlitos, al que tienen en un pedestal. También me ayudó que el Pela hablara bien de mí… Jeeeee… El padre del Pela es ingeniero y también docente universitario y la madre también es docente pero primaria, así que estuvimos hablando mucho de la problemática docente actual. Y eso me fue haciendo ganar puntos.

La primer noche, el Pela se quedó a dormir con nosotros en la cama grande, donde habíamos decidido dormir el Nachito y yo. Los otros dos ‘pajaritos’, se acostaron en el otro dormitorio donde había dos camas individuales. Y como en la cama grande éramos 3, tuvimos que apretarnos bastante. En esa estrechez de cuerpos y en medio de la oscuridad de la habitación, pude ‘franelear’ un poco al Pela, pero no fuimos más allá, porque no sabíamos si el Nachito estaba dormido o no. Y como el Pela estaba inquieto por eso, solamente nos besamos y nos ‘franeleamos’ (acariciamos) en silencio.

Evitamos la paja y la felación porque estábamos ‘pegados’ al Nachito y por más que nos daba la espalda y parecía que dormía, el Pela no quiso correr riesgos. Para las noches siguientes, el Nachito infló dos de los colchones que habíamos llevado y los tiró en el living. Los otros dos ‘pajaritos’ hicieron otro tanto con sus colchones. El Pela, prefirió dormir con sus amigos, usando uno de los colchones que había inflado el Nachito. Así que, mientras ellos dormían juntos en el living, yo me quedé más solo que loco malo, durmiendo en la cama grande y haciéndome la paja… Grrrrr…

Los ‘pajaritos’ (el Pela incluido) eran geniales y me sentí ‘pleno’ de convivir con ellos. A la mañana dormíamos y por la tarde, íbamos a la playa. Por las noches, salvo algunas veces, que hice ‘sociales’ con los padres del Pela, yo salía con los ‘pajaritos’ y como sabían que yo soy gay, ellos miraban ‘tipos’ para mí, mientras que yo miraba ‘minitas’ para ellos… jaaaaaa… Con el Pela, intercambiábamos miradas, tratábamos de caminar juntos o sentarnos uno al lado del otro, para poder rozarnos o acariciarnos pero hasta ahí. Hubo algunos besos y manoseos furtivos pero nunca pudimos ir más allá.

Muchos días hice ‘sociales’ con los padres del Pela. También con las dos hermanas más grandes (20 y 22 años) del Pela. En una de las charlas de sobremesa, les conté a los padres del Pela, el problema de vivienda que tenía, omitiendo la relación de pareja que tengo con Luciano. Les conté que primero, vivía con mis hermanos y un amigo (Luciano) pero, que tuve que dejar mi casa, porque mi papá se había separado y había ido a vivir ahí. Así que, Luciano, el Tomi y yo, fuimos a vivir al campo pero como se nos hacía muy caro, habíamos decidido volver a vivir a Rosario.

Y que en eso estaba, buscando un lugar para vivir. También les conté lo del accidente de Luciano y sobre el trabajo del Tomi y todo eso. Ellos me preguntaron sobre mi trabajo, mi familia y mis ideas. Y como nuestros pensamientos políticos eran los mismos, hicimos buenas ‘migas’ y a partir de ese momento, afianzamos mucho más, nuestra incipiente amistad. El día previo a nuestro regreso, nos invitaron a los ‘pajaritos’ y a mí a comer un asado de despedida. Después de la cena, el padre del Pela me llevó aparte y me dijo que quería hablar conmigo de un ‘temita’.

A pesar que con el Pela no había pasado nada, mi ‘cola de paja’ comenzó a incendiarse. Por suerte, el tipo fue directo al tema, que no tenía nada que ver con el Pela. Me dijo que él tenía una casa, muy cerca de donde vivían ellos, donde habían vivido los padres, fallecidos ambos, que estaba deshabitada pero amoblada y lista para usar. Ellos no la habían querido alquilar o vender pensando que alguno de sus hijos la ocuparía. Así que mientras eso no pasara, me la ofrecían, sin compromiso, para que yo viviera ahí. En ese momento, se integró a nuestra charla, la madre del Pela.

Pero no terminaba todo ahí. También me dijeron que no me iban a cobrar el alquiler. Sólo tenía que pagar, los gastos de servicios (agua, luz, gas, etc.). Sí me pedía que cuidara la casa como si fuese mía. Yo me negué porque me parecía un abuso de confianza. Les estaba por coger/follar al hijo en cualquier momento y encima, me iba a aprovechar de ellos, ocupando gratis, la casa que me ofrecían? Me pareció, no sé, abusivo de mi parte, algo desubicado, inmoral y nada ético. Y salvo que mi idea, era cogerles/follarles al hijo, le dije todo lo demás.

Pero ellos me dijeron que creían que yo era de confianza, más sabiendo lo bien conceptuado que Carlitos y la mamá me tenían y que siendo profesor su Carlitos y hermano del Nachito, amigo muy querido por el Pela y lo bien que hablaba el Pela de mí hizo que ellos tomaran esa decisión. La verdad que ese ofrecimiento me tomaba totalmente desprevenido, pero era una oferta increíble que conjugaba varias cosas: conseguir una casa donde vivir en un barrio que me encanta, no pagar alquiler ni expensas, estar a una cuadra del Pela y a un par de cuadras de los ‘pollitos’, cerca de todo y lejos de nada. Así que sin pensarlo mucho más les dije que, hablaríamos mejor cuando volvieran a Rosario. Los padres del Pela estuvieron de acuerdo y se mostraron más que satisfechos. Claro que no se mostrarían así, si supieran mis intentos de avanzar sobre el hijo, pero bueno, así están dadas las cosas hoy. El 2018 no empezó bien, por el lado de Luciano, pero solucionado ese tema, creo que se pondrá mucho, pero mucho mejor, a medida que vaya pasando el tiempo. Espero… Jeeeeee…

Vacaciones de verano 1

Un hola gigante a todos los que me leen! Acá volvió el ‘viejito’ imaginativo… jaaaaaa… Y no es que tenga Alzheimer o me haya olvidado de la contraseña para entrar al Blogger. Simplemente, me tomé unos días de vacaciones del blog y por extensión, ustedes de mí… Jeeeeeee… Y, lo que tenía que pasar, pasó. Claro que no pasó sólo una cosa sino que pasaron varias y para no hacer una narración tan larga, voy a tratar de sintetizarlas y hacer un resumen. A ver como sale.

Durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, no conseguí torcer la decisión de la madre de Luciano, así que, no nos vimos físicamente y sí, virtualmente, porque para vernos y hablar de los complejísimos temas que tenemos que enfrentar, nos pasamos usando el whatsapp y también el skype. Y mientras estuve en Villa Gesell, recurrimos a las videollamadas o a los mensajes por whatsapp, cuando tenía buena señal de internet, porque en la costa, la señal de internet no es buena.

Desde Rosario, no conseguí alquilar nada en Villa Gesell. Todo estaba alquilado. Solamente conseguí algunos lugares muy alejados. El resto de los departamentos y casas cerca de la playa, estaban alquilados. La otra posibilidad era alquilar en un pueblo vecino (Mar de las Pampas) pero los alquileres eran carísimos. Además la idea nuestra, mejor dicho mía, era ir a Villa Gesell para aprovechar la ‘volada’ (ocasión) y poder estar cerca del Pela y ver si podíamos hacer ‘algo’.

La verdad que ya me estaba desesperando, hasta que decidí en las vísperas de la noche de reyes, tomar ‘al toro por los cuernos’ y así, sin más, ir a un camping a Villa Gesell y una vez, instalados allá, ver si podíamos encontrar algo ‘potable’ (bueno) para alquilar. Así que hablé con el Nachito y los amigos y les dije mi idea. Los ‘pajaritos’ (el Nachito y los amigos) aceptaron entusiasmados mi idea. Ellos querían ir de ‘vacaciones’ y no les importaba vivir donde fuera. La cuestión era ir… Jeeeeee…

Así que eso fue lo que hicimos. Salimos el 6 de enero a la madrugada y llegamos a Villa Gesell a la hora del almuerzo. Apenas llegamos, decidimos ir a almorzar primero y después, dar una vuelta por ahí e informarnos sobre los campings de la ciudad, costos y servicios. También fuimos hasta el barrio donde estaba el Pela con los amigos. El lugar estaba bueno. Algo lejos del centro pero con unas playas amplísimas y con mucha menos gente que en las otras playas pero eso era lo de menos.

Gracias a los ‘wsp’ y a los ‘gps’ de los celulares, pudimos encontrar la casa donde estaba el Pela, especialmente porque en esa zona, las calles no son rectas y es fácil extraviarse. En ese rato, que estuvimos juntos, el Nachito les contó de nuestro problema de alojamiento y que íbamos a ir a un camping hasta conseguir alquilar algo cerca de la playa. El Pela nos dijo que si queríamos, esa noche podíamos pasarla con ellos pero que nos teníamos que ir al día siguiente porque llegaban los padres.

La propuesta era interesante. Los amigos del Pela se iban al día siguiente porque llegaban los padres del Pela y éste, estaba contento porque no se quedaba solo, ya que habíamos llegado nosotros, especialmente, porque además de los padres, iban las hermanas con algunas amigas. Así que ese día, fuimos a la playa, almorzamos/merendamos y recorrimos a pie, todo el barrio. Al regreso, casi a la noche, vimos el cartel de una casa que se alquilaba por día, semana, quincena o mes.

Si bien ya era de noche y la casa estaba a oscuras, parecía un lindo lugar. Lo raro era que no se había alquilado, porque la casa exteriormente era linda, el jardín que la rodeaba estaba bien cuidado y lo mejor de todo, estaba a metros de la playa. El cartel de ‘Se alquila’, solamente tenía el número de un celular. Así que no dudé y llamé al ‘toque’ (rápido). Pero no me atendió nadie y mi llamada fue dirigida a la casilla de mensajes. Así que dejé un mensaje sobre mi interés y como ubicarme.

Cerca de la medianoche, sonó mi celular. Yo pensé que era Luciano el que me llamaba, pero, me equivoqué. Era el dueño de la casa que se alquilaba. Me explicó que la casa la habían alquilado por todo enero, pero no sabía por qué, la familia que la había reservado, anuló la operación los primeros días de enero y la cosa quedó allí. Así que estaba disponible todo el mes. También me describió las comodidades de la casa y la posibilidad de que al día siguiente pudiéramos verla por dentro.

Como las dos partes, estábamos cuasi desesperadas: uno, el dueño, en alquilar y no perder el dinero del alquiler de todo un mes y nosotros, por alquilar, porque no teníamos dónde ‘echar nuestros huesos’, nos pusimos de acuerdo rápidamente y en ese momento. El dueño aceptó alquilarnos por 15 días, es decir, del 7 hasta el 20 de enero. Generalmente, los alquileres en esa zona, son quincenales o mensuales, pero para salvar el dinero, el tipo decidió alquilar su casa hasta ese día y tratar de conseguir, un nuevo inquilino hasta fin de ese mes. Incluso, nos propuso, cobrarnos mucho menos, si nos quedábamos hasta fin de mes, así que quedamos en responderle al día siguiente. Pero los ‘pajaritos’ (el Nachito y los amigos) no habían llevado tanto dinero para tantos días y aunque yo ‘aguantara’ (soportara) sus gastos de esos 10 días ‘extras’, después de hacer cuentas y más cuentas esa noche, decidimos renunciar a quedarnos esos 10 días más y volvernos como lo teníamos planeado… (sigo en otro post, porque definitivamente no sirvo para resumir… Jeeeeeee…)

 

 

Feliz 2018

imágenes de año nuevo 2018

 

Para todos los que me leyeron o me leen, que me dejaron o me dejan de alguna manera, un retazo de sus vidas para que yo siga ‘creciendo’ y a los que no quiero nombrar, porque en estos más de 10 años de escribir mis blogs, fueron muchas las personas que pasaron por este o mis otros blogs y no quiero ser o parecer ingrato, olvidándome de alguno, pero que sin dudas me dejaron sus improntas, les  dedico este pensamiento…

Si lo que siempre soñaste, está al otro lado de tus miedos… 

No te rindas! Sigue luchando por tus sueños!

¡FELIZ Y PRÓSPERO 


AÑO NUEVO 2018!

Y se va otro año

Y se va nomás otro año. De no creer como me pasa rápido el tiempo. Antes, se me daba por hacer un balance del año. Ya no. Para qué? De qué me sirve saber si fueron más o menos, las cosas positivas o negativas? Para festejar más? Para atenuar los festejos? Para saber qué es lo que tengo que mejorar? Perfeccionar no creo. Como dice mi viejo: ‘árbol que creció torcido, no se endereza más’. Y yo crecí así. Medio torcido. Y no creo que pueda enderezarme.

A lo sumo, voy a seguir ‘madurando’ y perfeccionando mis técnicas y mis estrategias. Seguiré enseñando, educando y también, relacionándome con ‘diositos’, tratando de vivir mi vida de la mejor manera y disfrutando de todo lo que pueda. Quizás sea un pensamiento muy hedonista pero así soy. También espero seguir intercambiando vivencias y experiencias con otras personas, reales y virtuales, para poder seguir creciendo, torcido o derecho, pero ‘crecer’ al fin.

E ilustrando este pensamiento, les dedico este poema que espero que les guste:

Retazos

Estoy hecho de retazos,

pedacitos coloridos de cada vida, 

que pasa por la mía 

y que voy cosiendo en mi vida.

No siempre son bonitos, 

ni siempre felices, 

pero me agregan

 y me hacen ser quien soy.

En cada encuentro, 

en cada contacto,

voy quedando mayor.

En cada retazo, una vida, 

una lección, un cariño, una nostalgia,

que me hacen más persona, 

más humano, más completo.

Y pienso que es así como la vida se hace: 

de pedazos de otras gentes 

que se van convirtiendo 

en parte de la gente también.

Y la mejor parte es que nunca

 estaremos listos ni finalizados,

siempre habrá un retazo 

para añadir a mi vida.

Por lo tanto, 

gracias a cada uno de ustedes, 

que forman parte de mi vida 

y que me permiten engrandecer mi historia 

con los retazos dejados en mí.

Que yo también,

 pueda dejar pedacitos de mí por los caminos 

para que puedan ser parte de sus historias.

Y que así, de retazo en retazo, 

podamos convertirnos, un día,

en un inmenso bordado de ‘nosotros’.

Sorpresa impensada

El martes a la noche, le festejamos al Nachito,  su cumpleaños número 17. Lo festejó en la casa de mi viejo. Invitó a chicos y chicas del colegio y del club. Tomi como está trabajando de noche no pudo venir, así que yo tuve que asar las hamburguesas y también las pizzas a la parrilla. El Tato se encargó de la bebida y el Nachito y algunos amigos se encargaron de servir la mesa. Al grupo del colegio ya lo conocía porque soy profesor de ellos. No conocía a algunos de los chicos y chicas del club. A otros sí. Y entre ellos, fue la sorpresa impensada que le dio el título a este post.

Entre todos, estaba el ‘Pela’. El Pela, amigo del Nachito? Desde cuándo? Yo nunca lo vi en casa. O habrá venido y yo no lo vi nunca porque desde que estoy viviendo en el campo, no sé quién viene o no. Pero, y antes? Nunca lo vi en casa. No le pude preguntar ni pedir detalles al Nachito, en ese momento, porque no ameritaba. Pero yo no fui el único sorprendido. El Pela también se sorprendió cuando supo que yo era hermano del Nachito. Obviamente, reconocimos que nos conocíamos por un amigo en común (Carlitos). El Nachito me miró ‘raro’ (con desconfianza) pero no dijo nada.

El Nachito sabe que Carlitos es gay y aunque van al mismo colegio y muchísimas veces, Carlitos estuvo en casa, no son amigos-amigos. Ahora, que sabe que el Pela es amigo de Carlitos y mío, seguramente, por transitividad, dedujo que el Pela, si no es gay, al menos, mira la pija con cariño… Jeeeeee… Obviamente, el Nachito me preguntó en un momento que estuvimos solos, si el Pela se la ‘comía’ (era gay). Le dije que no sabía y que me parecía que no, pero, la ‘cosa’ no quedó ahí y seguimos conversando más o menos en este tono:

Y: por qué me preguntás eso? El Pela es de los ‘míos’? Es gay?

N: jajajaj… no, no sé… Tiene ‘facha’ (es muy atractivo) y no sé por qué, siempre me pareció ‘algo’ raro, no sé qué es, si la forma de mirarme, no sé, pero es un muy buen ‘loco’ (persona) y mejor amigo. Además no es lo ‘mío’. Yo solamente me dedico a las chicas…

Y: sí, a las chicas y a veces, al Tomi…

N: bueno, sí, a veces le ‘doy’ (penetro) al Tomi o a Luciano… jajajaja…

Y: qué ‘pendejo’ hijo de puta que sos! Me ‘pegás’ (decir cosas) donde más me duele! Vos ‘jodé’ (hacer bromas) nomás con el Tomi o Luciano… Al Tomi puede ser que te lo cojas/folles, pero, ojo, porque Luciano de ‘pasivo’ no tiene nada y le gusta ‘bombear’ (penetrar) ‘pendejitos’… No sea cosa que ya te haya ‘bombeado’ varias veces… 

N: y… por ahí quien te dice…

Y: qué pendejo de mierda! No hablo más con vos, porque estás ‘en pedo’ (ebrio) y me querés hacer ‘calentar’ (enojar)… Se cojen/follan de verdad con Luciano? Decime la verdad…

N: viste el culito que tiene? Redondito y bien paradito! Tiene un culito mejor que muchas minas! Está para chupárselo todo el día! Y como aprieta cuando se la vas metiendo! Sen-sa-cio-nal! Y también tiene linda pija… Eso sí, me la mete despacito porque sabe que me duele…

Y: ah, estás re ‘boludeando’ (tonteando) conmigo! Me querés hacer ‘calentar’ (enojar) ‘al pedo’ (inútilmente)… No me vas a poner celoso. Total, ‘ojos que no ven, corazón que no siente’. Además, sos mi hermano y te quiero más que a nadie en el mundo, así que si cojés/follás con el Tomi o con Luciano, es cosa tuya y de ellos. De última, sos mi hermano más querido y no me importaría que fueras ‘puto’ (gay) como yo o ‘bi’ como el Tato… 

En ese momento, otros amigos del Nachito, se acercaron a hablar y nuestro diálogo terminó ahí. Así que entre la parrilla y las conversaciones con el resto de la pibada, se fue la noche. Con el Pela, a solas, volvimos a hablar casi al final de la ‘joda’ (fiesta). Lo primero que me dijo fue si le había dicho al Nachito que él era gay. Obviamente, le dije que no. Que me gustaba que fueran amigos y si el Nachito le ‘cabía’ (gustaba). El Pela me dijo que sí pero que le gustaba más como amigo. Además, el Nachito no era gay y todo eso. Después, hablamos de Luciano, Carlitos y otras cosas.

También, le dije que me gustaría que nos conociéramos más. Especialmente ahora que Luciano no se puede mover de la casa y estamos en vacaciones. Al Pela, le gustó la idea, pero me dijo que no iba a estar en todo enero porque se iba de vacaciones. Le dije que no importaba y que nos podíamos ver, en febrero cuando volviera, porque yo también pensaba irme de vacaciones, unos días al mar. Como ya era de madrugada me ofrecí llevarlo a la casa, pero me dijo que no, porque el padre lo iba a pasar a buscar con el auto. Así que le hice el ‘aguante’ (esperé con él) un rato hasta que llegara el padre.

En ese rato, me dijo que en la primera quincena de enero, iba a ir con unos tíos, primos y amigos a Villa Gesell y después, en la segunda quincena, iba a estar con los padres y los hermanos, y que si yo quería, les podía preguntar, si les parecía bien que yo fuera y todo eso. Al principio, me pareció una buena idea pero después, pensándola bien, le dije que no, que mejor no dijera nada y que mejor, nos encontráramos ‘casualmente’, así nos podíamos seguir encontrando en diferentes lugares de Villa Gesell y no despertábamos posibles sospechas de nadie. Así que quedamos así.

Por suerte, Villa Gesell es una ciudad chica y es fácil encontrarse con conocidos, en la playa, en el centro, en las ‘joda’ (fiestas/bailes) o en algún restaurante. Después, vamos a ver cómo hacemos para aislarnos y tener ‘encuentros’ íntimos o poder ‘encamarnos’ (tener sexo). Lo único que tengo que preocuparme ahora, es de alquilar un departamento que esté cerca de la playa y no muy alejado de la ‘movida’ (lugar de encuentro) adolescente/juvenil. Y como mucho tiempo no tengo, ya me puse a buscar por Internet, algún departamento de un dormitorio (o de dos). Así lo voy a poder disfrutar tranquilo al Pela y a cualquier otro ‘diosito’ que pueda conocer allá. Incluso, le podría decir al Nachito si quiere ir con algunos amigos para que aprovechen la ‘volada’ (ocasión) de tener alojamiento gratis. De paso, podría provocar el encuentro ‘casual’ del Nachito con el Pela, para que el Nachito y los amigos, tampoco sospechen de ‘cosas raras’ y podamos, el Pela y yo, tener los ‘encuentros’ que buscamos. De última, somos todos amigos… O no? Jeeeeeee…

Todo mal

Se termina el año y está todo ‘patas para arriba’ (todo mal). Cuando ya casi estábamos festejando el fin de un año, que como todos los años, tuvo momentos buenos y malos en mi vida, viene a pasarle esto a Luciano y por cómo se están dando todas las cosas hasta ahora, creo que por mucho, este año se lleva las ‘palmas’ (laureles) de ser el peor fin de año de mucho tiempo. Y eso que tuve momentos malos en mi vida pero como éste, creo, que ninguno. Y siempre, Luciano metido en el medio. Será otro ‘catalizador de problemas’ como yo? Primero, el lío con la madre y ahora esto del accidente…

Será cosa de ‘mandinga’ (diablo)? Porque esto de estar convaleciendo en la casa de la madre y no podernos ver, es todo un tema. Sólo podemos hablar por teléfono o por skype, pero hasta ahí. Ni la madre ni la abuela aflojan su decisión de no permitirme ir a la casa. Ni aún con la intercesión de Enzo. Supongo que cambiarán su actitud para navidad o año nuevo pero no quiero ilusionarme mucho. Yo no quiero forzar la situación y poner a Luciano entre la espada y la pared y tenga que decidir entre la madre y yo. Así que por ahora estoy a la expectativa de lo que pueda pasar.

Por mi parte me vine a vivir a la ciudad. Mis planes eran ir al departamento del Gasti. No tenía sentido quedarme en la casa del campo. Menos ahora que Tomi está haciendo horas extras y no está casi nunca en casa. Acá en la ciudad, estoy cerca de Luciano y los ‘encuentros’ con el Colo, el Gonza o el Pela, los hubiera podido llevar directamente al departamento del Gasti. Incluso, se podían quedar a dormir. El Colo no, pero, el Pela o el Gonza, si preparaban un ‘verso’ creíble para los viejos, se podían quedar tranquilamente. Pero, el diablo metió la ‘cola’ y los planes se me fueron al demonio.

A la madre del Gasti se le ocurrió hacer pintar el departamento, justo ahora, porque como el Gasti no lo usa, le dijo de alquilárselo a la hija de una amiga que se está por casar y está buscando un departamento de esas características. Así que tuve que dar un golpe de timón a mi idea e irme a vivir con mi viejo, al departamento donde vivía antes. Por suerte, el Tomi se va a quedar en el campo, hasta fin de año, porque de trasladarse él también a la casa de mi viejo, sería un incordio. Especialmente, porque el Tomi dormiría con el Tato y yo con el Nachito pero en la misma cama.

Y no sé si es una feliz idea, compartir cama con el Nachito, más ahora que tiene 17 años y está permanentemente con una calentura terrible. Yo amo más que a nadie a ese ‘pendejo’ y no me gustaría tener que ‘lidiar’ con él, por culpa de que todavía tenga algún deseo incestuoso. Ya tuvimos un ‘approach’ (acercamiento) hace unos años, que no pude (o no quise) evitar y no quisiera volver a caer en la misma. Aunque no me consta que quiera insistir en ese aspecto. Soy yo el que está ‘abriendo el paraguas antes que llueva’, pero siempre ‘es mejor prevenir que curar’… Jeeeee…

Y no sé para cuánto tendrá Luciano pero lo más seguro es que pasemos separados, un par de meses más y tener que compartir la cama, con el Nachito, francamente… Y no es por nada, porque obvio que no vamos a coger/follar, pero no quiero hacer nada con él, ni siquiera una masturbación intercambiada y mucho menos, una felación. No quisiera eso, pero… Lo único que me puede ‘salvar’ es que, el Tomi siga viviendo en el campo. Y yo, como no trabajo durante enero, me gustaría ir de vacaciones al mar. Pero, no da ir solo y los demás ‘diositos’, ‘por h o por b’ no tienen vacaciones.

Lo ideal sería Carlitos, pero con el ‘verso’ de que es muy amigo de Luciano prácticamente no se mueve de su lado. Deben estar cogiendo/follando, día y noche, y eso, yo no puedo evitarlo. Y si el Colo, todavía me resulta imposible hacer que pase una noche fuera de la casa, ni pensar en llevármelo de vacaciones, aunque sea una semana. Me quedan, el Pela o el Gonza, pero son menores y no tengo la ‘gran’ confianza con los viejos, para decirles que los dejen venir conmigo, unos días de vacaciones al mar. Al menos, si fuera Carlitos, a la madre la conozco y me conoce bien…

Pero sin Carlitos, a título de qué? Así que por ese lado nada de nada. Con el Pela, está todo bien pero necesito de la intercesión de Carlitos, y a Carlitos, con el tema de que se la pasa con Luciano, lo veo poco y nada. Hasta ahora, y sin el departamento del Gasti, solamente tuve ‘encuentros’ muy light con el Colo, en el auto y estacionado frente al parque donde íbamos al principio. Con el Pela y el Gonza, mucha calentura por ‘wsp’ y de palabra, pero en el encuentro que tuvimos, algo de ‘transa’ en la Ecosport y nada más. Ni siquiera una felación o una paja intercambiada! Así están dadas las cosas hoy por hoy. Lo único que me queda, sería irme de vacaciones solo. Y busque, por las mías, ‘diositos’ adonde vaya. Total, ‘diositos’ hay en todos lados, ‘para la caza y para la pesca’, siempre soy materia dispuesta y la suerte casi nunca me fue esquiva… Así que, por qué no? Jeeeeee…